Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2009

Me dijiste que estás cansado (Malak Mustafá, Siria)

Me dijiste que estás cansado

y te contesté en silencio

respira con mis pulmones

y toma el corazón

te proteges con él

Y el brazo duerme sobre él

las horas de la noche

y lo que queda del día

y deja al ojo, mi ojo

pernoctar por ti

no por olvido

ni por aburrimiento

y adéntrate en el cuerpo

y penetra en él

en sus interiores

percibes su aroma

y te enamoras

y con la mañana

te despiertas al ritmo de los besos.

Abdellatif Laâbi - Poeta marroquí, recitando en francés

Bengt Berg, Suecia

No hay abundancia de poemas
El poema puede llegar a hurtadillas
como un gato de negro hocico
o de repente
como una gota de agua desde un cielo azul claro
o aullandooooo
como carro de piropero por la calle de la carrillera
o con cuidado como un pollito enclenque
que sale de la cáscara del huevo adormecido
deslumbrado por la fuerte luz.
Y realmente sucede que alguien en ropa de camuflaje
se te acerca en la calle y te dice:
"buenos días ¿le provoca un poema hoy?"
"Tenemos de esos que son más grandes que el mundo
y más pequeños que un corazón de hormiga"
tú sí, precisamente tu, ó tú. o tu o tu"
que vives en una casita afuera en la noche,
¡tu mismo puedes hacer un poema!
Primero haces una mesa con tablas sanas que huelan a bosque,
y una silla donde sentarse mientras escribes tu poema.
De la oveja recibes suave lana gris para tejer calcetines
porque cuando uno escribe poemas
¡no debe tener frío en los pies!
Lápiz, papel , sólo falta empezar
¡sólo tu puedes escribir tu poema!