Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2008

Lo eterno efímero - Francisca Huppertz, Tulum, México

L’ÉTERNEL ÉPHÉMÈRE

Toutes ces formes
Que vous avez données
Pour que jaillisse l’amour
Telle une source mouvante
Éternelle
Qui la reconnaîtra?
Au travers de sa petite vie
Éphémère.
A s’accrocher ainsi
Au petit fil imaginaire
On en perd l’essence
De notre présence
Merci de m’éclairer
Comme le soleil
Devant moi
Au sortir de la mer
Tous les matins.






LO ETERNO EFÌMERO

Todas estas formas
Que habéis dado
Para que mane el amor
Tal como una fuente que se mueve,
Eterna.
?Quién la reconocerá?,
A través de su breve vida,
Efímera

De colgarse así
Al pequeño hilo imaginario
Se pierde la esencia
De nuestra presencia.
Gracias por alumbrarme
Como el sol
Delante de mí
Cuando sale de la mar
Todas las mañanas.

Canción de amor africana - Antjie Krog, Sudáfrica - Africaans

Canción de amor africana

ni la húmeda intimidad de tus párpados aromáticos como el hinojo

ni la violencia de tu cuerpo resistiéndose entre las sábanas

ni lo que viene hacia mí como tu vida

tendrá tanta menuda piedad de mí


como verte durmiendo

tal vez a veces te veo


por primera vez


tú con tu pecho de guayaba y uva



tus manos frías como cucharas

tus grandes penas altivas manchan de azul cada parte


nos soportaremos uno a otro


incluso si el sol abraza los techos


incluso si el estado cocina lugares comunes


llenaremos nuestros corazones de color


y nuestras trifulcas de pinzones


incluso si mis ojos ascienden hasta el horizonte


incluso si la luna viene con la espalda desnuda

incluso si las montañas forman una conspiración contra la noche


persistiremos cada cual


a veces te veo por primera vez

Sutarji-Calzoum-Bachri (Indonesia)

GATO

Miau! un gato en mi sangre ruge
corre, me lastima, fluye en mi aorta
en el bosque de mi sangre es enorme
pero no es un león, un tigre, un jaguar
no es un leopardo pero parece ser un gato
¡más no es un gato pero es un gato!, Miau!
tiene hambre, poda el bosque de mi Africa
con sus garras,
y enloquecido ruge, aulla..
no le des carne, no le gusta la carne.
¡Dios! ¡no le des pan
no le gusta el pan! ¡Miau!
Un gato lucha en mi sangre,
ruge, abre paso por el cáncer en mi corazón.
Tiene hambre, ¡mucho hambre! Miau!!
No ha comido en un millón de días,
un millón de hijos nunca se satisface
¡cuántos millones de hambres tiene!
Mi curioso y hambriento gato
busca perpetuamente, desgarra, espera.
Dios creó a mi gato, ¡yo no se lo pedí!
y ahora ruge buscándolo.
Tiene hambre.

No le des carne,
no le des arroz.
Dios creó a mi gato´
sin mi consentimiento
y ahora quiere un pedacito
de la carne de Dios.
para volverse manso
para que pueda estar en paz en el mundo.
Miau! ruge...eh??!! tú!!
¿cuántos dioses tienes?
Dame uno para que mi gat…

Surjit Patar - Hindi

En la ciudad de Medellín


En la ciudad de Medellín

en el Parque Obrero

un niño en su bicicleta

se me acercó.

Mirando mi turbante y

mi barba, me preguntó:

- ¿Es usted un mago?

Me reí y quise decirle que no.

Pero dije:

- Sí, yo soy un mago.

Puedo bajar estrellas del cielo

y hacer collares.

Puedo tornar las heridas

en flores.

Puedo transformar los árboles

en instrumentos musicales

y el viento en músicos.



- ¿De verdad? dijo el niño.

Por favor, cambie mi bicicleta

en un caballo.



Dije yo: ¡Oh,... No...!

No puedo hacer eso,

no soy el mago de los niños.

Soy el mago de los adultos.

- Entonces, ¿puede cambiar mi casa

en un palacio?

- ¡Oh, no. En realidad

yo no soy el mago de las cosas.

Soy un mago de las palabras.

- Ya entiendo.

Usted es un poeta,

dijo el niño,

y se fue en su bicicleta

diciéndome adiós con su mano.

Se alejó del parque

y entró

en mi poesía.

Layla Al-Sayed (Bahrein)

Un saber después del sabor a chocolate



Cuando tu no me percibes,

Cuando tu no me percibes,

me encamino con recogimiento hacia tu templo

tu propio afecto me ruboriza,

y también siento una ligera ebriedad

con tu brillo personal



Cuando tu no me percibes

observo algunos suaves y tiernos labios

que han comprado cerezas,

y hacen presentes a ambos extremos comienzo y fin

de mis propios labios.



Cuando tu no me percibes

Especulo sobre los árboles del silencio mío

en el jardín de las flores del gozo.



Cuando tu no me percibes

veo espacio para ser estatuas

por el sueño de un corazón diminuto.



Cuando tu no me percibes

abro las jaulas del yo mío

por todas las multitudes famélicas

por tomar partida.

Por eso siento el estremecimiento de la renuncia



Cuando tu no me percibes

los pies de aquellos que han cruzado

están todavía extraviados en la arena



Cuando tu no me percibes

me aferro a la cuerda de la maternidad mía

por tanto veo el mundo que se desintegra

en el pasillo de ella.



Cuando tu no me percibes

lo gastado-bosques afuera

salen…