Surjit Patar - Hindi



En la ciudad de Medellín


En la ciudad de Medellín

en el Parque Obrero

un niño en su bicicleta

se me acercó.

Mirando mi turbante y

mi barba, me preguntó:

- ¿Es usted un mago?

Me reí y quise decirle que no.

Pero dije:

- Sí, yo soy un mago.

Puedo bajar estrellas del cielo

y hacer collares.

Puedo tornar las heridas

en flores.

Puedo transformar los árboles

en instrumentos musicales

y el viento en músicos.



- ¿De verdad? dijo el niño.

Por favor, cambie mi bicicleta

en un caballo.



Dije yo: ¡Oh,... No...!

No puedo hacer eso,

no soy el mago de los niños.

Soy el mago de los adultos.

- Entonces, ¿puede cambiar mi casa

en un palacio?

- ¡Oh, no. En realidad

yo no soy el mago de las cosas.

Soy un mago de las palabras.

- Ya entiendo.

Usted es un poeta,

dijo el niño,

y se fue en su bicicleta

diciéndome adiós con su mano.

Se alejó del parque

y entró

en mi poesía.

Entradas populares de este blog

Lo irreparable, Charles Baudelaire

Hamid Skif

Abdulah Sidran - Bosnia-Herzegovina