El río sabe, del poeta hindú Sunil Gangopadhyay




A la orilla del río solitario permanece
una camisa azúl de algún infeliz
no hay nadie, ni la clara luz del día
es un día vacío lleno de sombra
¿dónde se ha ido ese hombre?
¿entró en el agua de repente
buscando un infierno que cubra su corazón?
¿O acaso está acostadon en el adornado
silencio del bosque?
Sobre su cuerpo se han marchitado algunas hojas.
Los infelices nunca dejan la huella de los pasos andados
Pero al borde del río
está lleno de hilos azules
del tamaño real de alguna vida
Como si la esencia de unos cuántos alientos.
La vanidad de un reino perdido
una carta desazonada
fueran mías, pues fui yo quién algún día
aquí se ahogó en silencio: el río sabe

Entradas populares de este blog

Lo irreparable, Charles Baudelaire

Hamid Skif

Abdulah Sidran - Bosnia-Herzegovina