de catullus GAIUS VALERIUS - CATULLUS / Carmina. Catulli VIII - Latín

Deja, pobre catulo, de hacer locuras
y da por perdido lo que ves perdido
brillaron para ti radiantes soles
cuando ibas y venías por donde te llevaba
una niña
a la que amabas como nunca será amada ninguna
Muchos eran los juegos que le proponías,
que tu deseabas y ella no rehusaba.
Brillaron en verdad para ti radiantes soles.
Ahora ella ya no quiere. No quieras tu tampoco.
Ni perseguir lo que huye, ni vivir entre tormentos,
sino, con obstinación, aguanta, no cedas.
Adiós niña , ya Catulo no va a ceder
ni va a solicitarte si tu no quieres,
pero a ti va a dolerte su indiferencia.
¡Ay de ti miserable! ¡qué vida te espera!
¿Quién irá a verte? ¿quién te verá bella?
¿A quién querrás? ¿a quién dirán que perteneces?
¿A quién besarás y qué labios vas a morder ahora?
Pero tu Catulo, aguanta y no cedas.

Entradas populares de este blog

Lo irreparable, Charles Baudelaire

Hamid Skif

Nanci Laurino - Lágrima suelta - Lágrima solta