La caña -Shin Kyong-Rim Ch'ongju- Corea




No se sabe desde cuándo
la caña solloza por dentro
silenciosamente.
Tal vez fue una noche.
La caña descubrió que su cuerpo
se agitaba.
No era el viento
ni la luz de la luna.
A la caña desconocida
era su llanto silencioso
el que la agitaba.
La caña no sabía
que vivir es sollozar por dentro,
así: silenciosamente.

Entradas populares de este blog

Lo irreparable, Charles Baudelaire

Hamid Skif

Nanci Laurino - Lágrima suelta - Lágrima solta